7 RAZONES PARA NO CONTINUAR CON BOTELLONES DE AGUA

1. Costos: El agua en botellón es 100 veces más costosa que el agua a través de un sistema de filtración en la empresa.
a. Con un sistema tradicional se paga entre $8.000 a $10.000 pesos por botellón con un rendimiento de 100 vasos de 7oz para un costo por vaso de 80 pesos.
b. Con el sistema de filtro purificador de carbón activo coloidal alimentado por red hídrica, donde el metro cubico de agua en Bogotá tiene un costo de $4.016 pesos y un rendimiento de 5034 vasos de 7oz para un costo por vaso de $0.79 centavos.

2. Calidad del Agua: El agua de botellón NO es de un manantial como lo han hecho creer. 80% es de acueducto y el 20% de extracción subterránea. Se pueden realizar pruebas de electrolisis, alcalinidad y acidez, cloro para determinar la calidad del agua.

3. Riesgos profesionales: Los botellones de 20 litros son muy pesados, unos 20 kgs aproximadamente, hacer una mala fuerza con este peso implica tironearse la espalda y una incapacidad es dinero para la empresa y alguien tiene que asumir este costo.

4. Evitar terceros en la compañía: En muchos casos las personas del camión repartidor de agua embotellada, ingresan a la compañía, poniendo en riesgo pertenencias de empleados como celulares, billeteras o simplemente que se filtre información confidencial de la misma.

5. Higiene: La asepsia realizada a los botellones en las plantas que comercializan agua mineral en la mayoría de casos no cumplen los parámetros de higiene y salud.

6. No amigable con el medio ambiente: El mundo está superpoblado de botellas plásticas. NO se biodegradan en miles de años. Esto supone una grave contaminación pues muchas de estas botellas jamás son recicladas agrediendo al planeta con sus toxinas.

7. El material de las botellas y botellones es cancerígeno: El material de las botellas personales es “PET o PETE 1”.

Se trata de bote las desechables. Pueden liberar al líquido en su interior metales pesados y otros químicos que podrían afectar el balance hormonal de las personas.

PET es el tipo de plástico más utilizado en el mundo. Es importante recordar que está hecho para ser DESECHABLE, es decir, para ser usado una vez. Si quieres continuar usando una botella de este material ten presente que elementos alcalinos y una gran cantidad de bacterias (que se sienten muy a gusto en el PET) pueden ingresar en tu organismo.

El material de los botellones de 20 litros donde es transportada el agua es PC 7.
Es el tipo de plástico más peligroso. Se usa para producir botellas que almacenarán agua y contenedores de alimentos.

Guardar comestibles en un envase de policarbonato es una muy mala idea: libera bisfenol A, que es una sustancia conocida por destruir el sistema endocrino. Bloquea la producción de una hormona llamada estrógeno (Hormona sexual que interviene en la aparición de los caracteres sexuales secundarios femeninos).
Por último, antes de comprar cualquier tipo de envase o envoltura plástica piénsalo dos veces. El vidrio es más seguro y puede ser reciclado con mayor facilidad.

La Mayoría de los plásticos tienen su origen en el Petróleo, el cual sale de depósitos naturales que tienen millones de años, es decir un recurso no renovable.

Las Botellas fabricadas a partir de Petróleo, tienen un proceso bastante largo desde que se extrae el crudo hasta que termina siendo el producto final que es; esa botella o botellón de plástico.

Como bien sabemos, el crudo debe ser extraído de las entrañas de la tierra, las extracciones de crudo son localizadas en casi todos los lugares del mundo en mayor o menor cantidad, aunque desgraciadamente cada vez queda menos, puesto que es un recurso no renovable.

Cuando ya es extraído tiene que ser trasportada a una planta destiladora donde se separan los diferentes hidrocarburos, que tiene el petróleo. La Materia Prima que se requiere para la elaboración de las botellas de plástico es Tereftalato de Polietileno (PET), casi todas las botellas son de plástico virgen, es decir que el 30% del PET del mundo es usado para hacer botellas de plástico para el agua. Lo cual no es bueno por la contaminación directa o indirecta que conlleva el proceso y su destino final.

Los comentarios están cerrados.